EL VERTIGO QUE PRODUCE EL CONOCERSE ASI MISMO